Los temas se conversan; Nunca debieran discutirse ni confrontarse.

Por Ronald Pizarro
Master Coach en PNL
CoachRonaldPizarro.com

Esto, a mi juicio, debiera ser una premisa consistente, usual y llena de Compromiso real de las personas.

Se sabe que tanto la clase política como los antiguos corredores de bolsa gritan, vociferan y hacen alardes intentando “convencer o manipular” al interlocutor o a la audiencia. Es más, en Chile y Argentina han surgido “opinólog@s”, participando en programas de TV o radio con el exclusivo fin de Opinar sobre personas conocidas, o sus gustos o defectos, sus formas de pensar o creer, o aún sobre sus tendencias escogidas. Estos personajes del mal hablar hacen caso omiso a la máxima social de que Si no te piden tu opinión no la des.

Saber conversar, dialogar respetando espacios y tiempos del/la otr@ es sano y también un Arte. Denota y refleja una persona educada, evolucionada, empática, paciente y consciente de que la vida marcha mejor asi, con respeto unos por otr@s, aplicando la Regla dorada de la que escribimos antes. No es necesario alzar la voz hasta gritar para que se escuche tu forma de pensar.

Generalmente quien mantiene actitud tranquila y pasiva, hablando suave y de manera discreta, es quien tiene la razón en un conflicto verbal, no quien grita y pelea.

Personas con problemas de audición o semi sordera tienden sin proponérselo a hablar Fuerte las más de las veces; es comprensible. Pero quienes no padecen esto su tono y volumen de voz debiera ser no alto ni tan rápido; un tono suave y armónico, cargado de matices e inflexiones de la voz intentando entregar un mensaje claro y agradable. Exento de gritos, vociferaciones y palabras vulgares o groseras que en lugar de aportar Paz entreguen intranquilidad y preocupación.

Otro error muy frecuente de nosotr@s es la prisa y urgencia irrelevante por ser escuchad@s. En una conversación trivial generalmente queremos que nuestr@ interlocutor NOS ESCUCHE, sin proponernos escuchar y atender cabalmente lo que él/ella tienen que decirnos; su mensaje.

Este singular y común atentado a la buena educación y buenas costumbres ocurre muy especialmente en nuestra cultura latina: hablar mucho sin querer escuchar.

Será muy bueno aprender a generar cambios en esto, pues nos favorecerá a Todos.

Para terminar este artículo deseo pronunciarme sobre Críticas y “críticas constructivas”, como se las llama. La verdad es que Todas son CRÍTICAS y aunque se les pretenda disfrazar de “constructivas”, todas llevan un dardo con carga negativa; todas incomodan, molestan o hieren en menor o mayor medida. Una característica muy común en casi todas las personas es que a nadie le gusta que le digan la verdad. Lo que hace o no hace bien o mal. Somos celosos de nuestro creer y pensar, no queremos que nos digan qué hacer o qué No hacer. No aceptamos opiniones críticas la mayoría de las veces.

Un juego mental que conocí en 1999 se llama CRICONQUE. Y debemos evitar jugarlo a toda costa; se trata de Criticar, Condenar y Quejarse. Tres acciones totalmente opuestas al Desarrollo Personal. No caigamos en sus redes. Hagamos firme propósito diario de no ceder ante ellas. Probemos por 7 días evitar cada una de estas actitudes negativas y te aseguro que si las practicas y haces parte de tu vida te sentirás mejor y libre de una mochila pesada sobre ti.

¡Por una Mejor Humanidad!


REPORTE GRATIS PARA NIÑ@S Y PADRES

Con nuestro exclusivo nuevo Método YCM te vamos a blindar contra el bullying y vamos a empoderar tu autoestima para que puedas tener ¡Una Vida Extraordinaria y Feliz! 

Haz Clic Aquí para descargar los 2 reportes gratuitos: